Un grito desesperado

En las últimas horas, la sociedad ecuatoriana se ha estremecido con casos de muertes violentas. Lamentablemente, este tipo de situaciones no faltan en nuestra cotidianidad, pero a veces la saña con la que se cometen nos golpean y hacen cuestionar sobre qué estamos haciendo para fomentar una convivencia más pacífica entre todos y detectar los casos de violencia a tiempo. Sobre todo, frenarlos.

Una joven de 19 años descuartizó a otra de 21 en el sur de Guayaquil. Amigas desde el colegio. El odio primó sobre el amor. Que la víctima estaba saliendo con el novio de la supuesta asesina, se menciona como el móvil.

Pero pregunto, ¿qué motivo puede ser suficiente para que alguien termine con la vida de otro? En este caso, cortó el cuerpo en dos y pretendió echarlo en la basura. Locura total. Una mente perdida. Una sociedad que también lo está.

En medio de este contexto, comparto con ustedes una foto que tomé en abril del 2011 en el cementerio de Chongón (Guayaquil, Guayas), durante el velorio de alguien cercano a mi familia materna.

fotografia-Grito-desesperado-cementerio-abril-2011-JP

Entonces titulé a la gráfica “Un grito desesperado”, centrado en la expresión de una mujer que se lamenta amargamente junto al féretro. Siento que ella refleja cómo nos sentimos muchos cuando, con impotencia, vemos cómo nos matamos entre nosotros. No solo de forma criminal, sino cuando nos violentamos, ofendemos, hundimos al otro. Mentimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s